Blogia
aragonnoticias

Los ex-diputados nacionales Alierta, Cristóbal Montes y De las Roces recuerdan el humor y capacidad de Calvo Sotelo

  ZARAGOZA, 2 (EUROPA PRESS)
   Los ex-parlamentarios Mariano Alierta, ngel Cristóbal Montes e  Hipólito Gómez de las Roces, diputados al Congreso por la provincia  de Zaragoza en la I Legislatura democrática española (1979-1982), en  la que el hoy fallecido Leopoldo Calvo-Sotelo fue presidente del  Gobierno de España, lamentaron el deceso y destacaron del  ex-presidente su sentido del humor y su capacidad intelectual.
   El hoy militante de base del PP Mariano Alierta, ex-concejal de  Zaragoza, ex-senador y diputado nacional en el mismo Grupo de UCD al  que pertenecía Calvo-Sotelo, dijo que "era una persona muy correcta,  amable y simpática, que tenía sentido del humor".
   Mientras Calvo-Sotelo fue portavoz de UCD las relaciones entre  ambos fueron buenas. Posteriormente, a lo largo de los años, Alierta  mantuvo algún encuentro personal con el ex-presidente. "Era un hombre  positivo que aportó muchas cosas", continuó Alierta, quien reconoció  que "no era carismático, pero en el trato corriente era afable".
   Mariano Alierta recordó que fue, precisamente, en la segunda  votación de investidura de Calvo-Sotelo como presidente del Gobierno  central, en la tarde del 23 de febrero de 1981, cuando el teniente  coronel de la Guardia Civil Antonio Tejero Molina irrumpió en el  Salón de Plenos de la Cámara Baja intentando perpetrar un golpe de  Estado, operación fracasada en las 24 horas siguientes.
   El escritor y ex-diputado autonómico por el PP, ngel Cristóbal  Montes, era diputado socialista al Congreso en aquella legislatura y  recuerda a Leopoldo Calvo-Sotelo como "un auténtico caballero, un  verdadero señor de la política, cosa tan poco frecuente en España".  Era "un hombre que sobrevolaba las circunstancias políticas por su  cabeza bien organizada, su talla intelectual y su grandeza de ánimo".
   Calvo-Sotelo "era de los poquísimos diputados y miembros del  Gobierno que llegaba al Parlamento con un libro en la mano, que solía  ser de poesía, de filosofía o de alta literatura. Era casi una rara  avis".
   El "mérito grandísimo" del ex-presidente fue que "proporcionó una  salida honorable a Suárez, que se la merecía, y preparó el acceso de  Felipe González", en el sentido de que "todos sabíamos que la  victoria inmediata del PSOE estaba cantada, pero había que facilitar  el terreno y evitar la idea en el pueblo español de que ganaba un  Partido Socialista radical, así como facilitar el acomodo del PSOE a  una sociedad de clases medias". Calvo-Sotelo introdujo a España en la  OTAN, meses antes de que González ganara las elecciones generales de  octubre de 1982.
   También estaba presente el fundador del Partido Aragonés (PAR) y  ex-presidente del Gobierno de Aragón, Hipólito Gómez de las Roces,  entonces único diputado de la Candidatura Aragonesa Independiente de  Centro (CAIC).
   "Tuve amistad con él", indicó De las Roces a Europa Press, y  destacó que "era un hombre con un gran sentido del humor y de la  ironía, aunque era muy seco y distante cuando lo deseaba".  Calvo-Sotelo tenía una "gran calidad humana y estaba muy seguro de  las ideas que defendía".
   Gómez de las Roces recordó que una de las acciones de Calvo-Sotelo  fue intentar la realización de un trasvase del Ebro a Barcelona, pero  resaltó como mérito la "ayuda muy leal a Adolfo Suárez", al renunciar  al Ministerio de Comercio para preparar la campaña electoral de  1979.
   Leopoldo Calvo-Sotelo invitó a De las Roces a afiliarse a la UCD,  oferta que este declinó. El político aragonés también recuerda cómo  en la primera votación de investidura de Calvo-Sotelo no le apoyó por  diferencias políticas y en la segunda, tras el 'tejerazo', sí lo  hizo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres